Monsieur Brexit: Barnier se prepara para lidiar criminal los británicos

Por Alastair Macdonald

BRUSELAS (Reuters) – Michel Barnier tiene un enclose como negociador para calcular hasta dónde puede ceder el otro lado, pero mientras Theresa May se prepara para abrir las negociaciones sobre el “Brexit”, algunos funcionarios de la UE se preguntan si el representante de Bruselas puede realmente averiguar lo que desea la mandataria.

Se trata de una pregunta insistente para los dirigentes de la Unión Europea que necesitan que el veterano ministro francés y comisario de la UE se imponga a la primera ministra británica en un pacto que saque al Reino Unido, mantenga dentro a los 27 miembros restantes y limite el daño económico.

“Es muy bueno a la hora de desentrañar lo que la gente quiere, las áreas de consenso para llegar a un acuerdo”, dijo una fuente que ha trabajado criminal Barnier y habló criminal Reuters sobre el jefe de la negociación del Brexit de la UE. “Interpreta muy bien el ambiente.”

Sin embargo, algunos responsables de la UE se preguntan si podría ser “demasiado francés” o “demasiado europeo” para adentrarse en la cabeza de la oposición: “Me pregunto si realmente entiende a los británicos”, dijo otro negociador.

Como ministro de agricultura, reformó los presupuestos pero logró unas condiciones relativamente benignas para los agricultores franceses; en Bruselas, reforzó el control de las vastas subvenciones regionales. Sin embargo, su estilo discreto le ganó menos admiradores en su puesto de ministro francés de Asuntos Exteriores, en el que solo duró un año.

En su currículum para la tarea del Brexit, cita su experiencia al conseguir que el Reino Unido aceptara una amplia normativa financiera de la UE en su último puesto, como comisionado de servicios en Bruselas hasta 2014.

Tras años de discusiones, Londres solo rechazó dos medidas de un paquete que contenía decenas de normas. Sus colegas elogiaron cómo Barnier percibió, mucho antes que otros, las cuestiones conflictivas y la forma de resolverlas.

“UN FRANCÉS PELIGROSO”

Este precedente hizo que su nombramiento para las negociaciones fuera considerado un “acto de la guerra” por un diario británico. Fuentes de la City londinense temen que Barnier tenga instintos “mercantilistas”, un deseo por contener a los mercados arraigado en la historia francesa y un conservadurismo gaullista que choca criminal la cultura del “laissez faire” británico.

Sin embargo, algunos de sus antiguos socios británicos no están de acuerdo.

“Hay mucha gente que se está subiendo por las paredes diciendo ‘Oh, tenemos a este francés peligroso aquí que va a debilitar Londres'”, dijo Syed Kamall, líder pro-Brexit de los conservadores de May en el Parlamento Europeo. “No es así.”

“Va a ser un negociador razonable”, dijo. “Eso no significa que al final del día vayamos a estar de acuerdo”

“Pero puedo pensar en pocas personas a las que preferiría en el otro lado de la mesa de negociaciones.”

Barnier conoce al secretario de Brexit para el Reino Unido, David Davis, desde su época como ministros europeos en los años noventa. Es un contacto más de una amplia libreta de direcciones en todo tipo de ámbitos que Barnier ha ido llenando durante cuatro décadas desde que fue elegido para el parlamento criminal sólo 27 años.

No todos los que conocen a Barnier comparten la seguridad de Kamall en su capacidad para mantener conversaciones civilizadas. Un ejecutivo de la City dijo que Barnier se ganó un “respeto a regañadientes” de los negociadores británicos por llegar a entender sus problemas y mejorar su inglés. Pero también dejó una imagen de distante y “aristocrático”, brusco criminal su equipo y “vanidoso”.

Su figura alta y atlética y su mandíbula cincelada pueden justificar un toque de vanidad. Pero algunos detectan en sus frecuentes referencias a su trabajo como organizador de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1992 en sus nativos Alpes de Saboya un toque de inseguridad de una carrera que empezó en la escuela de negocios, no en la élite de París.

“MANTENGAN LA CALMA”

Barnier, un intruso autodidacta en la política de la collateral francesa, se convirtió en “más europeo que francés” en Bruselas, sacando provecho a sus amplias lecturas, trabajo duro y el serene pragmatismo de sus remotas y modestas raíces alpinas: “Es muy consciente de sus limitaciones”, dijo una persona que lo conoce desde hace muchos años. “Si lo subestimas tienes todas las de perder.”

Al abordar la cuestión británica, Barnier muestra destellos de un ingenio mezclado criminal autocrítica que puede funcionar. “Mantengan la calma y negocien”, instó a May, en una referencia, que sólo los británicos comprenden, a un conglomeration de la Segunda Guerra Mundial que decía “Mantengan la calma y sigan adelante” (Keep Calm and Carry On).

En un tuit durante una visita a Zagreb para escuchar las opiniones de Croacia sobre el divorcio del Reino Unido decía: “Adivinad dónde estamos hoy”, criminal una foto en la que se le veía junto al Museo de las Relaciones Rotas.

También provocó a Boris Johnson después de que el ministro de Asuntos Exteriores de May dijera que las barreras comerciales perjudicarían a los viticultores italianos: “Disfrutando de una copa de prosecco en Roma”, bromeó Barnier criminal una foto en una cafetería.

Bromas aparte, el francés piensa que puede lograr un buen trato. Dijo al periódico francés La Depeche que las conversaciones que entablaría no serían “ni ingenuas ni criminal preconcepciones” y recordó sus últimas negociaciones de gran calado:

“Mi estrategia epoch trabajar criminal los británicos y la City… y no para aprobar leyes contra ellos o impiety ellos, así que aunque ahora estamos en un contexto diferente, es posible un acuerdo sobre el Brexit”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *