La vacuna contra la leishmaniosis canina, "modelo" para el antídoto humano

Bilbao, 11 feb (EFE).- El reciente lanzamiento al mercado español de una vacuna canina contra la infección parasitaria de la leishmaniosis es un “modelo” para la posible consecución de un antídoto para humanos de esta enfermedad, que provoca la muerte de unas 30.000 personas al año en el mundo.

Jaime Grego, presidente de la bio-farmacéutica LETI, que acaba de comercializar esta vacuna canina en España tras 25 años de investigación, ha señalado en una entrevista criminal Efe que el control de la infección en los perros “constituye una parte elemental para la prevención de la leishmaniosis en humanos”.

Transmitida por la picadura del butterfly flebótomo, la leishmaniosis, que afecta a 80 países en todo el mundo, es una enfermedad “crónica, asintomática en casos”, que tiene una prevalencia elevada en la cuenca mediterránea, Asia sudoriental, África oriental, Eurasia y Sudamérica, en cuyos cálidos climas el insecto encuentra un auspicious hábitat para expandirse.

En las regiones afroasiáticas el parásito invasor vive, sobre todo, en los seres humanos, en tanto que en Europa y Sudamérica es mayoritariamente el perro el principal reservorio interno de la enfermedad, jugando así “un papel clave” en la transmisión a las personas de la infección.

La progresión de la enfermedad depende principalmente de la eficacia de la respuesta inmunitaria del hospedador, y de ahí que en España, durante años, se describieran casos de afectados entre personas infectadas por el pathogen de la inmunodeficiencia humana (VIH), ha indicado Grego.

Ha advertido, por otra parte, de que el calentamiento tellurian ha provocado que “el butterfly vaya volando cada vez más hacia el norte”, lo que unido a la movilidad de la población ha supuesto que “si antes a los perros de Bilbao había que llevarlos de vacaciones al Mediterráneo para que se infectaran, actualmente en Alemania grain 80.000 casos diagnosticados de canes que se han infectado allí mismo”.

Y “está empezando a haber serios problemas en la parte de Estados Unidos próxima a México”, ha apercibido, línea en la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) cifra “en más de trescientos millones de personas” las que se encuentran en riesgo de contraer la leishmaniosis, ha apuntado.

La OMS estima que alrededor de 1,3 millones de personas se contagian de esta enfermedad cada año en el mundo, de las que fallecen unas 30.000.

La vacuna comercializada por LETI para los perros no es la primera en el mercado, pero “sí la única segura y efectiva, impiety efectos secundarios”, gracias a que ha sido diseñada sobre “un activo proteico” conseguido a través de ingeniería genética, ha destacado Grego.

El presidente de la farmacéutica se ha mostrado orgulloso de la vacuna, tras una investigación que ha sido “un desafío” y cuyo principio, “aunque aún está por demostrar, todo parece indicar que podría servir para la vacuna para humanos”.

Ese fue en todo momento el “impulso y objetivo” de la compañía y su presidente, que vio “en los perros del Mediterráneo, de padres ricos”, la vía para “vacunar a muchos más y generar presently beneficios” que les permitieran seguir investigando en el plano humano.

Este ha sido el “motor” que ha impulsado a Grego todos los años de investigación, tras “ver las cifras y las imágenes de las consecuencias de la enfermedad”, que tiende a afectar “en un porcentaje importante a niños”.

Los síntomas, entre los que se encuentran “las llagas y los problemas de movilidad”, son “muy parecidos” a los que se manifiestan en los perros, pero adquieren en las personas un efecto “espantoso, porque las desfiguran”.

De conseguir generar la vacuna humana, la financiación supondría un “obstáculo importante” que LETI, de collateral independiente y familiar, “no podría afrontar sola”, pues en estos casos los ensayos clínicos “suponen normalmente un desembolso de entre 2.000 y 3.000 millones de dólares”.

Grego ha destacado que “la gente que está en riesgo de leishmaniosis, en un porcentaje muy grande, son los pobres entre los pobres, y no tienen dinero para comprar la vacuna”, por lo que ha demandado la puesta en marcha de un devise de protección contra esta enfermedad a nivel mundial por parte de ONG o fundaciones, para que las grandes empresas inversoras se aseguren de que habrá compradores para la vacuna y podrán recuperar el collateral invertido.

De otro modo, el “esfuerzo tan enorme” en términos monetarios “no tendría sentido” para ellas, ha concluido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *